Vira fue una galga que alguien abandono en la urbanizacion de la universidad de Murcia.

Gracias a Rossana, Esther y otros vecinos que le proporcionaron una caseta y la alimentaron durante todo un año. Pudimos cogerla una noche de septiembre, cuando se confio y decidio pasar al jardin de una casa siguiendonos con comida.

Vira tenia miedo de todo, tenia garrapatas hasta en los parpados de los ojos, le daban miedo otros perros, gatos...

En el tiempo que estuvo abandonada fue atropellada por un coche y fue una temporada cojeando, sin poder cogerla.

Ahora se encuentra genial, tiene la cadera mal soldada pero eso no le impide correr ni jugar.

Ha sido adoptada por quien la tuvo en acogida, siempre cuando van al monte y corre siempre es la primera en venir, sigue cada paso de su compañera Greta.